Mucho hablamos del rol femenino en los videojuegos, ya sea como personajes o usuarias/consumidoras de los mismos. Sin embargo, dentro del desarrollo de los videojuegos, hay más mujeres involucradas de lo que podríamos creer. Por esta razón, he decidido escribir una serie de notas enfocándome en cada una de ellas: en su desarrollo profesional, sus logros y futuras aspiraciones. Espero que esto ayude a inspirar a muchas chicas amantes de los videojuegos a dedicarse profesionalmente en ellos no solo como jugadoras, sino que también como desarrolladoras, creativas, guionistas, etc. Hoy hablaremos de la fantástica Amy Hennig.

¡Hablemos de mujeres en el mundo de los videojuegos!

Amy Hennig, estadounidense de 53 años, una veterana en la industria de los videojuegos. Conocida por haber sido la Directora creativa de Naughty Dog (Uncharted, The Last of Us) durante 10 años, y por ser la directora y guionista de los tres primeros juegos de la saga Uncharted. Es considerada una de las mujeres con más influencia en la industria de los videojuegos.

En su juventud, Amy amaba escribir. Estudió literatura inglesa en la Universidad de California, y posteriormente entró a la escuela de cine en la Universidad de San Francisco. Por esos años, su sueño era participar de la industria del cine y mientras estudiaba, tomaba trabajos esporádicos para poder pagar la universidad.

Uno de estos trabajos fue en Atari, como artista freelance para el videojuego ElectroCop. Luego de haber trabajado en este juego, Amy se dio cuenta de que su interés por la industria de los videojuegos crecía cada vez más y empezó a dudar de su inclinación inicial por perseguir una carrera dentro del cine.

En una entrevista con LA Times, Amy habla de que tuvo un momento de iluminación luego de haber entrado a Atari: este medio es más interesante y vanguardista que el del cine. Luego de esta revelación, decidió dejar la escuela de cine para dedicarse a los videojuegos a tiempo completo.

Para Hennig, la entrada a la industria depende de conocer a la gente correcta, estar en el lugar correcto y trabajar más que todos. “Es una meritocracia en el sentido de que si trabajas duro y la gente ve que tienes aptitudes, tendrás una oportunidad tarde o temprano”, dice Amy. “De ahí en adelante, está en tus manos.”

En 1993, luego de haber trabajado por 2 años para EA (Electronic Arts), llegó su gran oportunidad. Luego de que el diseñador principal del juego para Super Nintendo, Michael Jordan: Chaos in the Windy City, dejara el proyecto, se le permitió a Amy liderar el equipo de diseño. Después de esto trabajó en Desert Strike: Return to the Gulf.

A finales de los años 90, se unió a Crystal Dynamics para asistir a Silicon Knights en el desarrollo de Blood Omen: Legacy of Kain. Pasó a ser la directora creativa de la franquicia de Legacy of Kain, y la escritora de Soul Reaver. Durante estos años empezó a hacerse más conocida y reconocida por sus pares dentro de la industria.

Debido a diversos cambios dentro de Crystal Dynamics, Amy decide salir para llegar como directora creativa a Naughty Dog. “Una vez que mis amigos y colegas se habían ido para allá, era obvio el interés por entrar”, dice Hennig. “Ya sea por los aspectos creativos, técnicos y ambiciosos, había mucha afinidad”.

Colaboró en Jack 3, y después de eso la pusieron como directora y guionista principal de la saga que marcaría la transición del estudio de PlayStation 2 a PlayStation 3: Uncharted. Lideró a un equipo de 150 personas en la creación de Uncharted: Drake’s Fortune, Uncharted 2: Among Thieves y Uncharted 3: Drake’s Deception.

El concepto inicial de Drake’s Fortune cambió varias veces hasta lograr un estilo de videojuego que se diferenciara del resto de la industria. “Queríamos crear algo que se sintiera como la continuación de lo que habíamos hecho hasta el momento como estudio, tanto en colores, como en el encanto y el humor, pero tomando ventaja del realismo que podríamos conseguir en el hardware”, dijo Amy.

Mientras trabajaba en el segundo lanzamiento de la saga, Amy pudo apreciar los avances tecnológicos que ha tenido la industria de los videojuegos. ElectroCop, el primer juego en el que participó, fue liderado por dos personas que usaron un total de cuatro colores para todo el arte. Para Uncharted 2, Hennig lideraba un grupo de 150 personas. Ente ellos artistas, programadores, diseñadores y actores que usaban herramientas mucho más sofisticadas para moldear una experiencia de juego mucho más realista.

“En esta industria tienes que estar constantemente reinventándote y aprendiendo, casi desde cero”, dijo a LA Times. “Si no puedes hacer eso, no vas a durar”. Esta habilidad para adaptarse la mantuvo a la cabeza de los tres primeros juegos de la saga Uncharted.

Sin embargo, mientras Uncharted 4 estaba en desarrollo para PlayStation 4, Amy Hennig deja Naughty Dog después de 10 años en el estudio. Ese mismo año se une a Visceral Games como directora creativa para trabajar el juego de Star Wars de EA.

Amy ha dejado muy claro que este no será un “Star Wars Uncharted”, aunque el juego sería espiritualmente similar. El universo y los personajes en torno a Star Wars, hacen que sea bastante diferente del de Uncharted, donde el jugador siempre seguía a un solo héroe, Nathan Drake.

Para encontrar inspiración, Amy transforma sus oficinas en verdaderas bibliotecas llenas de referencias para evitar cualquier tipo de bloqueo artístico en su escritura.

“Desde los 90 que arrastro mi biblioteca de trabajo en trabajo”, dice. “Si miras algo más, o incluso otro medio, resolverás tus problemas con mayor facilidad que solo quedándote ahí mirándolos”.

En una entrevista con Glixel donde le preguntaron por qué no aspira a convertirse en gerente u otro cargo administrativo, Amy contesta: no sé por qué querría que me sacaran de algo que amo hacer. Como muchas otras personas, tengo libros favoritos, películas y juegos que me formaron como persona y que fueron un refugio en tiempos difíciles. Me inspiraron, hicieron volar mi imaginación, me expusieron a ideas, y me transportaron a mundos que de otra manera nunca habría conocido. Dentro de mi carrera tengo el privilegio de crear ese tipo de experiencias para otras personas.

En una industria controlada principalmente por hombres, Amy Hennig ha logrado crecer profesionalmente, tener éxito y ha conseguido el reconocimiento de sus pares. Recibió cuatro premios BAFTA en el 2010 con Uncharted 2: Among Thieves en las categorías de acción, uso de audio, música e historia. Durante sus 26 años en la industria de los videojuegos también ha recibido dos premios de la WGA por sus guiones, además de otras condecoraciones.

Lo mejor de todo es que tenemos varios años más para disfrutar de los trabajos de Amy Hennig. En sus propias palabras “quiero seguir haciendo juegos y contar historias hasta que esté demasiado vieja como para hacerlo”.

Sobre El Autor

Traductora en inglés y japonés. Diseñadora gráfica.
Chica mágica amante de los videojuegos, el manga y la ilustración.

Artículos Relacionados