Los juegos de terror tienen algo especial que nos atraen. El sentir que estamos indefensos y que algo o alguien nos persigue es una sensación que, extrañamente, disfrutamos en los videojuegos.

¿Por qué jugamos para asustarnos?

Los juegos de miedo tienen un único fin: salir corriendo y pasar miedo. Nos permiten entrar en el papel del que huye de la muerte, de monstruos o de alguna amenaza y preguntarnos si seremos el siguiente. La adrenalina que sentimos al vencer o escapar de un monstruo se vuelve adictiva a medida que jugamos.

Muchos académicos defienden la teoría de la catarsis aplicada a los videojuegos. Esta teoría establece que nos libramos de los miedos sufriéndolos de forma ficticia. Sin embargo, los motivos para jugar van mucho más allá. Por ejemplo, los jóvenes juegan para probar su valor al vencer rivales superiores.

Elementos de los Juegos de Terror:

La historia de los juegos de supervivencia se remonta a Resident Evil. Todo el género funciona como esta primera entrega de la industria del miedo. Encarnamos el papel de un personaje débil, no el de un héroe. Actualmente los juegos de terror se rigen por una serie de normas que nos ayudan a identificar esta categoría: Tenemos poca munición para defendernos y la mejor opción suele ser huir en lugar de enfrentarnos a la amenaza que nos persigue.

Muchas de las técnicas establecidas para la producción de juegos de miedo son basadas en las películas de terror. Uno de los principales aspectos es la creación de la incertidumbre, reforzada con la oscuridad. El hecho de que no podamos ver claramente lo que ocurre hace que nos sea imposible orientarnos, por lo que todo lo que oímos se convierte en una amenaza.

Finalmente, como ya hemos hablado en artículos anteriores, otro aspecto vital de los videojuegos es la música. En este género se suele pasar del silencio total a un ruido muy fuerte. Adicionalmente se usan sonidos y ruidos que no sean muy conocidos, dado a que esto es algo que asusta tanto en la vida real como en ambientes ficticios.

El conjunto de elementos mencionados crean la atmósfera perfecta de miedo que tanto nos encanta. Cada pedacito de estas grandes producciones contribuye a que nos adentremos en la historia y creamos que alguien nos persigue… o quizás sí sea así y la sensación no sea tan ficticia después de todo.

¿Y tú tienes algún juego de terror favorito? Coméntanos los mejores que hayas jugado o que te gustaría probar.

 

Sobre El Autor

Futura filóloga. Amante de los videojuegos. Venezolana♡ viviendo en Barcelona, ES.

Artículos Relacionados