Mi mamá siempre me decía que en su casa no se jugaba ningún videojuego, que sus hijas podían ocupar su tiempo en algo mejor. Ahora que tengo 24, puedo adentrarme a ese mundo. Mi primer contacto con los videojuegos fue League of Legends, un juego online MOBA. Fue una experiencia interesante y la verdad es que… me enamoré de los juegos.

Después de eso, seguí con los juegos de PC y jugué Limbo. Un juego sencillo y entretenido con gráficos muy minimalista que yo, como arquitecta, aprecio mucho. Mi siguiente juego fue UnderTale por Toby Fox, un RPG indie que te captura con cada nivel que avanzas. Esta semana decidí dar un paso más y empezar a extender mis fronteras. Y ahora les compartiré mi primera experiencia con un juego de consola.

                                           

Escogí Mass Effect:Andrómeda como el juego que me introduciría a este mundo. Me senté en la cama frente a la pantalla con un control que no tenía idea cómo funcionaba. ¿Cómo que no puedo apretar los botones como sea? Bueno y ahí estoy viendo los gráficos y la cinemática, emocionada por la calidad. Mi primera misión fue escoger cómo se vería mi personaje, ¿quién necesita las personalizaciones default? Después de crearlo por fin estaba lista para empezar.

Me tomó 20 minutos en entender que mi sentido de los joysticks estaba invertido y no sabía qué función tenía cada botón. Después de darle unos 5 golpes a la cabeza a mi personaje que seguía dando vueltas sobre su propio eje y de caerme unas 10 veces por el acantilado (por suerte era un tutorial) me resigné a seguir jugando. Fue en ese momento cuando me recomendaron el Gauntlet de TitanFall. Incrédula, seguí el consejo. Para aquellos no familiarizados con el Gauntlet, básicamente te enseña a moverte y coordinarte con el control.  Te enseña lo básico y tienes un reto de 2 minutos para terminar un recorrido.

Mi tiempo fue de 6 minutos con 13 de 15 enemigos.

                            

Lo sé, lo sé. Definitivamente no el mejor tiempo, para nada comparado con el tiempo récord de 28 segundos pero bueno, sólo llevo una semana. Todo necesita práctica, estoy segura que nadie nació siendo experto en lo que hacen.  Alguien me dijo una vez: sólo es un juego, al final lo importante es que te diviertas. Tenía razón.  Lo importante es divertirte y sentir cómo poco a poco puedes ir mejorando aunque sea un poco, aunque sea para distinguir qué hace cada botón. ¿Mi consejo para todos esos nuevos gamers con miedo de intentar cosas nuevas? Háganlo, siempre habrá alguien que te diga que necesitas un par de manos pero también habrá alguien que estará dispuesto a prestarte las suyas y lo más importante, siempre habrá alguien con quien podrás compartir un par de risas.

Sobre El Autor

Arquitecta |Fotógrafa de día |Gamer de noche |Escritora en el intermedio |México

Artículos Relacionados