Hablemos un poco de sentimientos, en este caso uno que muchos conocemos pero por ahí es algo tan común en el día a día, que a menos que sea en situaciones muy concretas nos olvidamos un poco de lo importante que es, AMISTAD. No quiero hacerles entrar en razón de lo que es para mí esa sensación, cada cual lo interpreta a su manera porque somos todos libros escritos por diferentes manos (para mi mala suerte las manos que escribieron mi libro no fueron las de Faker).

 Como dijimos cada cual tiene su interpretación, hay gente que puede considerar amigo a una persona que conoció en un día, tomar un poco de confianza, salir juntos, hacer planes. Mientras otras personas van adquiriendo confianza con el tiempo, eligen los temas para hablar porque todavía no considera a la persona tan importante como para contarle ciertas historias. También hay personas que cuesta conocerlas porque son cerradas, elijen su círculo de amistad pero una vez que entras en ese círculo encuentras una fidelidad inquebrantable.

 ¿De qué tipo de personas soy? Creo que tomo un poco de los primeros dos tipos, depende que tan a gusto me sienta con la persona desconocida que estoy conversando. Puede que la considere un amigo rápidamente o me cueste un poco más, hasta que me sienta seguro que voy a poder depositar mi confianza en ella.

 Les voy a contar una historia, en el 2017 conocí a mi mejor amiga de toda la vida luego  un viaje de Argentina a su país (Chile). La conozco hace 6 años. Me fue a buscar al aeropuerto junto a la más bondadosa persona que se puede conocer, su novio ¿Por qué digo esto? Se tomó el atrevimiento de pagar los pasajes de Argentina a Chile para que nos conozcamos ¡Un loco! Y tan loco que hasta el día de hoy le debo el alma y mil sonrisas. Con mi amiga pasa algo, nos conocemos de hace mucho, hemos hablado de tantas cosas tan diversas, nos gustan tantas cosas diferentes, tomamos la vida con posturas diferentes… que es muy loca nuestra amistad pero a la vez muy sana. Me ha enseñado prácticamente a vivir, tener dos perspectivas diferentes te abre la mente.

 Cuando nos encontramos en el aeropuerto, la primera impresión, como detallo en su blog hace un tiempo. Fue un tanto extraña, como que la persona estaba ahí pero no era el momento mágico que esperábamos sea. En parte a lo mejor, porque no podíamos creer que estuviéramos frente a frente… y lo primero que me dijo, fue tan tierno que aún lo recuerdo “Pensé que eras más alto. JURE que eras más alto”. El pasar de los días dando vueltas por Santiago de Chile nos hizo recuperar esa sensación que teníamos cuando hablábamos por el mundo de las redes sociales.

 Algunos amigos quedan desde pequeños, cuando teníamos esa increíble capacidad de tener un millón de amigos sin cuestionar nada, a lo sumo una discusión por quien era el Power Ranger Rojo, Goku, Vegeta, Naruto (depende la época que naciste). Recuerdo que en mi infancia algo común era pelear por quien era X futbolista, jugábamos mucho al futbol y cambiábamos nuestros nombres mientras alguien hacía de relator desde fuera. Era muy gracioso.

 Otros amigos se cuelan por el camino de la vida delante de ti, para acompañarte… algunos por un tramo y otros simplemente se quedan cómodos contigo. La amistad es importante para todos, dentro y fuera de un juego. Hoy en día podemos hacer buenas amistades a través de diversas formas. Conocer diferentes culturas gracias a esto con las cuales compartes un rato de diversión plena, ya sea de forma competitiva o casual… hay muchas diversas formas de hacer buenas amistades. Espero que todos tengan, por lo menos, una que no quieran perder por nada del mundo.

 ¡Gracias por leer mi publicación! ¡Abrazo de Tibbers!

Sobre El Autor

Escritor de poemas, jugador de LoL, futuro matemático, se hacer pizzas... argentino de momentos. Con una parte de mi corazón en Chile.

Artículos Relacionados

  • Nicks Lh

    <3